¿8 cuerdas? Efectivamente

Desde el famoso bajo Hangstrom que usara en su día Jimy Hendrix (no sólo tocaba la guitarra), los bajos de 8 cuerdas han estado ahí, pero casi siempre han pasado muy desapercibidos.

En Doctorbass.net pensamos que eso no tiene por qué ser así, y estamos decididos a promocionar esta serie de bajos con cuerdas dobles, y de hecho vamos a ir trayendo modelos no sólo de 8, sino de 10 y 12 cuerdas. Bajistas como Jeff Ament (Pearl Jam), Tom Peterson (Cheap Trick), Doug Pinnick (King X) llevan años usando este tipo de bajos para crear líneas y sonidos muy personales.

Como puedes ver en las fotos, este bajo viene con 4 cuerdas normales y otras 4 octavadas. La idea es similar a la de las guitarras acústicas de 12 cuerdas. En la práctica, al tocar las dos cuerdas a la vez se añade una nota una octava por encima de la nota "normal" de bajo. El efecto es increíble, dándole nueva vida a cualquier cosa que toques.


Evidentemente, para sacarle el máximo partido a las cuerdas dobles, se hace necesario el uso de una púa, ya que al pulsar hacia abajo tocas primero la cuerda octavada y luego la normal. Con un poco de práctica y de experimentación, empezarás a tocar líneas increíbles. Es como si este bajo disparara tu creatividad.

Pero lo más increíble es que con un poco de práctica puedes llegar a controlar la pulsación, de modo que puedes tocar líneas donde sólo suena la cuerda normal y cuando quieres añades la octava.

Tocando en el registro grave, es como un octavador natural y perfecto (con un pedal, normalmente tocas la nota aguda en los trastes más altos, y él genera la nota baja de un modo electrónico).

Es más: se puede tocar también con dedos, e incluso suena muy bien el slap (en serio) ya que es bastante fácil tocar sólo las cuerdas normales. Combina una línea de slap y continúa con acordes rasgueados y el resultado dejará a todo el mundo boquiabierto.

En la tienda también hemos hecho una prueba interesante: quitar las cuerdas octavadas en el Mi y el La, y dejarlas en el Re y Sol. Esto te permite tocar líneas normales en las dos cuerdas más graves, y añadir la octava al tocar las otras dos. Sin duda, la experimentación es la clave para lograr los mejores resultados.

Este bajo tiene un cuerpo de caoba (nada pesado) con una tapa de Bubinga. Las pastillas EMG-HZ se demuestran muy efectivas a la hora de recoger todos los timbres que produce este instrumento. La pastilla del mástil suena especialmente apropiada, combinando dulcura y pegada. Al usar las dos pastillas a la vez, obtienes un sonido más abierto, casi acústico, y si usas sólo la del puente consigues sonidos pseudo-guitarreros más que válidos. El previo activo de 3 bandas te permite modelar el sonido, acercándolo al terreno que tú quieras en cada momento.

Con 8 cuerdas, la tensión a la que está sometida el mástil es considerable, pero afortunadamente este Dean Rhapsody 8 se deja ajustar sin problema y se puede conseguir una acción bastante baja para evitar "dejarte los dedos". El mástil reforzado de arce y nogal se encarga de soportar todos los kilos de tensión sin problema.

La cejuela de latón se encarga de pronunciar las resonancias naturales del instrumento al usar cuerdas al aire, además de ser más resistente al desgaste de tantas cuerdas que materiales más blandos como el hueso o el plástico.

Haciendo uso de las dos notas a la vez, las líneas de rock y funk cobran una nueva vida, y por supuesto cualquier cosa en onda étnica suena realmente bien.

En resumen, un bajo que aunque no se convierta en tu bajo principal (aunque podría serlo) te permitirá explorar territorios nuevos y se convertirá en una fuente de inspiración cada vez que lo cojas.

Nota: si lo pruebas te lo llevas.

Dean Rhapsody 8

Dean Rhapsody 8

Enlace web http://www.deanguitars.com/

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios.

Escribe aquí tu comentario:
Tus datos

Tu nombre

Tu email (no se publicará)

¿Cuanto son 4 menos 5? (anti-spam)

El comentario deberá ser validado por el administrador